Aprende sobre tu piel

> Cuestión de piel

Consejos y cuidados para rodillas y codos secos

Solución para codos secos

Las rodillas y los codos secos no son novedad: por lo menos alguna vez nos hemos preguntado por qué están tan deshidratados y qué deberíamos hacer para mejorar su aspecto. Pero seamos sinceros: los hemos olvidado y abandonado casi en el acto. Y es que tener estas zonas de la piel resecas es muy habitual, pero siempre se nos olvida darles el tratamiento que se merecen.

Los codos y las rodillas secas se dan por varios factores. Primero, al ser zonas que a priori van a estar en contacto con superficies diferentes, su piel es más gruesa de lo normal y por lo tanto son más propensos a tener resequedad. Segundo, son articulaciones, lo que significa que esta piel está constantemente doblándose y estirándose con nuestro movimiento. Esto hace que la piel esté expuesta a una mayor presión y, en los casos más extremos, puede incluso que se agriete.

Así que tener los codos secos o las rodillas resecas no es algo raro, sino algo bastante natural debido a la naturaleza de la zona en la que se encuentra. Especialmente en los codos (aunque también puede pasar en las rodillas), la piel es más oscura que en otras zonas , y muchas veces nos disgustamos porque quisiéramos que tuviera la misma tonalidad y, sobre todo, la misma textura que en el resto del brazo o de la pierna. Pues bien, esto ocurre porque son zonas en las que se acumulan células muertas, dando una sensación de irregularidad. Por suerte todo tiene solución, y hoy estamos aquí para contarte cómo acabar con la piel reseca en codos y rodillas.

Cómo acabar con las rodillas y los codos secos

Como te venimos contando, el aspecto rugoso e irregular de estas dos zonas de la piel se deben a la acumulación de células muertas y a la deshidratación. La solución parece evidente, aunque es cierto que e n muchas ocasiones nos invade la pereza y descuidamos estas zonas que, a fin de cuentas, son tan visibles en nuestro día a día. Por eso es importante mantener una rutina y evitar la piel seca .

Exfoliar bien codos y rodillas para eliminar las células muertas

Así que vamos a empezar por el primer paso: exfoliar. Sí, tanto tus rodillas como tus codos necesitan un repaso con un buen exfoliante corporal para eliminar todas esas células muertas que se han quedado acumuladas. Con la exfoliación no solo consigues barrer las células muertas, sino que con el masaje estimulas la circulación de la piel, de manera que la verás mucho más brillante y saludable. Si conviertes esto en un hábito (igual que lavarte la cara) conseguirás que tanto tus codos secos como tus rodillas estén mucho más suaves, tengan un color cada vez más claro y su aspecto sea menos rugoso y más uniforme.

Por todo lo anterior, nuestra recomendación es exfoliar codos y rodillas con un exfoliante corporal, como máximo, dos veces por semana . Recuerda que, aunque tengas prisa por que su aspecto mejore lo antes posible, si abusas de la exfoliación podrías estar retirando células sanas y por tanto tu piel se resecaría todavía más.

Un buen nivel e hidratación para evitar rodillas resecas y codos secos

Una vez que hayas exfoliado tus rodillas y codos secos, llega el turno de la hidratación. La piel de ambas zonas va perdiendo hidratación y por lo tanto necesitas una crema que no solo hidrate en el momento de aplicarla, sino que vaya administrando dosis de hidratación hasta las capas más profundas de tu piel durante horas . La crema alisadora anti-rugosidades de Cerave es la reina en estos casos, porque contiene un 10% de urea con la que tu piel atrae y retiene la humedad. Además, lleva incorporado ácido salicílico, que exfolia suavemente la piel y por lo tanto mejora la textura de todo el cuerpo y, en especial, la textura de los codos y de las rodillas.

Incorporar estos cuidados a tu rutina diaria te ayudará a acabar con las rodillas y los codos secos, así que es el momento de ser constante y no olvidar estos cuidados. ¡Pero ojo! Si ves que tus codos o tus rodillas están demasiado deshidratados, es posible que necesites intensificar la hidratación. Y es que a veces puedes notar que tienes los codos agrietados (es algo que ocurre más frecuentemente que en las rodillas), y en estos casos nada mejor que una loción corporal con la que aportar una suavidad inmediata a tu piel . ¿Por qué no? Gracias al aceite puedes avanzar a pasos agigantados hacia unos codos y unas rodillas más hidratados, aunque una vez que estén sanos y flexibles, es conveniente que sigas con una crema hidratante adecuada y una rutina de exfoliación semanal.

Ahora sí, ¡a lucir codos y rodillas sanos!