Cerave Aprende sobre tu piel

Icon > Cuestión de piel

Cuidados para los tobillos secos

Entradilla: La piel cumple un papel de barrera protectora contra agentes y microorganismos externos. Por eso, es de vital importancia mantenerla sana e hidratada, para que no pierda su elasticidad, pero no todo el mundo cuida realmente bien la piel de sus pies. Aquí te enseñamos la manera correcta de hidratar tus pies para evitar los tobillos resecos.

La piel de los pies y tobillos se caracteriza por tener, en su mayoría, un gran número de células adiposas. Es decir, tiene mayor espesor, y sirve para amortiguar el constante roce que se da al caminar. Asimismo, es pobre en sustancias grasas, y por esto, es más difícil de mantener hidratada.

Tobillos secos 

¿Qué son los tobillos agrietados?

Los tobillos secos se producen a causa de una alteración de la dermis, que tiene lugar por la falta de hidratación y elasticidad en la zona. Al estar tan dura la piel, esta comienza a agrietarse, o a desgarrarse de manera perpendicular.

Estas grietas, producidas por la sequedad de la piel, pueden venir acompañadas de dolor y, en algunas ocasiones, de sangrado.

Entre los principales síntomas que producen los tobillos secos y agrietados, podemos encontrar:

  • Picor
  • Enrojecimiento
  • Descamación
  • Grietas y rugosidad

Principales causas de los tobillos resecos

La piel del pie está más expuesta a sufrir sequedad, en comparación a otras partes del cuerpo. Entre lo principales factores que producen tobillos resecos, podemos mencionar:

Aunque no se consideran un problema grave, las bolsas en los ojos suelen ser una preocupación estética, pero no requieren de tratamiento específico.

Calzado

Los talones son la parte del pie que soportan más presión. Por eso, el calzado juega un papel muy importante en el cuidado de la piel del pie. Las sandalias descubiertas, el tipo de suela del calzado, y su amortiguación, pueden aumentar considerablemente la sequedad de los tobillos. Lo más recomendable, es utilizar un calzado amplio, sin exceso de tacón y libre de costuras. De esta manera, evitarás puntos de máxima presión en los pies, que provoquen tobillos resecos.

Tratamientos y enfermedades

Existen enfermedades metabólicas, como la diabetes, que pueden afectar a la piel, produciendo sequedad y deshidratación. También, las personas que sufren de problemas circulatorios tienden a sufrir resequedad en sus pies.

Alimentación e hidratación

Es importante mantener una alimentación sana y equilibrada, acompañada de una buena ingesta de líquidos, para mejorar la elasticidad general de la piel. Los especialistas recomiendan tomar entre 1,5L a 2L de agua diarios. Sobre todo, aconsejan prestar atención a la hidratación en verano, cuando hay una máxima sudoración, y se pierde mayor cantidad de líquidos del cuerpo.

Entre los alimentos más recomendados, están los ricos en líquidos como el pepino, la sandía, el melón, etc.

Higiene

Los buenos hábitos de higiene, en los pies, son otro factor importante para evitar tobillos secos y agrietados. Para evitar talones resecos, se recomienda:

  • Ducharse después de la playa o piscina: durante estos baños, los tobillos se exponen a muchos agentes externos. Por eso, se recomienda ducharse para quitar los restos de arena y cloro de los pies.
  • Evitar baños de larga duración y agua muy caliente: al utilizar agua muy caliente, se elimina la hidratación natural de la piel, al igual que ocurre en las duchas largas. Por eso, se recomienda tomar una ducha de no más de 10 minutos.
  • Utilizar cremas y jabones con principios activos naturales: es importante mantener un cuidado diario de los tobillos y pies. Para eso, se deben utilizar jabones y cremas naturales, para evitar irritaciones y daños en la zona de los tobillos.

Exposición al sol

Los pies están protegidos durante todo el invierno, gracias a la utilización de calzado cerrado. Sin embargo, en verano sufren la exposición prolongada al sol, y el uso de calzado más ligero. No se aconseja exponer los pies al sol más de 30 minutos al día. Además, es vital utilizar crema solar, y así evitar los tobillos resecos.

Recomendaciones para evitar tobillos resecos y agrietados

  • Lavar bien los pies a diario: los pies deben lavarse a diario, como cualquier otra parte del cuerpo, para evitar la sequedad en talones y tobillos.
  • Hidratación: es conveniente utilizar cremas hidratantes especiales para los pies. Esto es clave para tener una piel sana, y una solución definitiva para los tobillos agrietados.
  • Calzado adecuado: como hemos mencionado anteriormente, un calzado adecuado es de gran ayuda, para prevenir los tobillos secos. Esto ofrece mayor confort al talón, y evita las lesiones cutáneas.
  • Elimina las durezas de los pies: se recomienda utilizar frecuentemente piedra pómez, o una lija especial de pies. Es importante atacar a tiempo las callosidades y sequedad en los tobillos. Este procedimiento solo lleva unos 15-20 minutos durante la ducha.
  • Exfoliación con avena: son múltiples los beneficios de la avena para la piel. Entre ellos, es un exfoliante natural, que ayuda a mejorar el aspecto de los tobillos agrietados. Mezcla media taza de copos de avena y 4 cucharadas de aceite de jojoba en un recipiente, hasta formar una pasta, colócala en tus pies, y masajea durante unos minutos. Déjala reposar 10 minutos, y luego retira con agua tibia.