Cerave Aprende sobre tu piel

Consejos para reparar las manos agrietadas por el frío en invierno

Icon > Cuestión de piel

 

El invierno es una de las épocas preferidas para muchas personas, ya sea para el día a día o para salir a disfrutar de paisajes inolvidables adornados por la nieve. Sin embargo, algo que no debe olvidarse durante las bajas temperaturas, sea cual sea el caso, es el cuidado de las manos. Esta zona del cuerpo es una de las que más están expuestas a las condiciones extremas del exterior, y si no se protegen, es fácil que puedan aparecer las famosas grietas por culpa del frío, y que resultan molestas y causan dolor, ardor o picor.

Analizamos los motivos por los que se agrietan las manos, además de algunos consejos a seguir para reparar estos efectos.

Reparar las manos agrietadas por frío

¿Qué causa que las manos se agrieten por el frío?

En los climas fríos la sequedad del ambiente aumenta y las manos, al estar expuestas, van perdiendo la capa humectante que las cubre, generando como consecuencia que aparezcan pequeñas grietas o marcas cutáneas. La explicación se debe a que los ambientes secos deshidratan las células, lo que hace que el dorso de las manos produzca menos tejido adiposo, y por ello tenga menos elementos y posibilidades para protegerse de las inclemencias.

Además, al igual que el invierno, otras situaciones pueden ocasionar las grietas en las manos, como es el cambio de temperatura demasiado brusco. Por ejemplo, si estás en el coche o en la casa con la calefacción encendida y sales inmediatamente a la calle donde el clima es frío, la piel puede sufrir la intensidad del cambio.

Igualmente, muchas personas se lavan las manos con agua caliente y con mayor frecuencia, pero esa temperatura alta del agua también puede afectar la piel y la barrera natural que la protege. Asimismo, si tienes una piel sensible, los jabones con fragancia pueden irritar aún más las manos. En estos casos, utilizar productos especiales para piel sensibles o secas, como el Gel Espumoso de CeraVe, ayudan a cuidar al máximo la barrera natural de la piel.

¿Cómo cuidar las manos agrietadas por el frío?

Esta es una de las preguntas que muchas personas se hacen frecuentemente durante el invierno, pues las manos al estar expuestas a las bajas temperaturas, suelen resecarse con mayor facilidad.

Para prevenir que las manos se resequen y te duelan a causa de potenciales heridas, es importante que cumplas con una serie de hábitos y cuidados que te ayudarán a recuperar la elasticidad e hidratación de esta parte del cuerpo. Algunos de ellos son:

  • Tomar agua suficiente cada día para mantener hidratada la piel.
  • Evitar los secadores de manos y optar preferiblemente por usar toalla o papel. Realiza movimientos suaves para no maltratar la piel.
  • Compra jabones suaves, sin fragancia y que hidraten la piel.
  • Lavar las manos con agua tibia y nunca con agua muy fría o muy caliente. El agua caliente elimina la capa de grasa externa de la piel, lo que hace que se deshidrate con mayor facilidad. También debe evitarse las manos con mucha frecuencia para impedir que se pierda la capa protectora.
  • Al salir al exterior utiliza guantes que protejan las manos del clima extremo y de otros factores externos que puedan eliminar la barrera protectora.
  • Usa vaselina como opción alternativa para que se cree una capa aislante en las manos y el frío no entre en contacto tan fácilmente con la piel.
  • Hervir trigo durante unos minutos y dejar reposar hasta que el agua esté tibia. Después, introducir las manos en el recipiente con el agua de trigo durante 15 minutos y, posteriormente, enjuagar con agua tibia. Esto ayudará a que las manos se relajen y recuperen la humectación natural.


    Reparar las manos agrietadas por frío

Los mejores productos para reparar las manos

Las cremas hidratantes son perfectas para restaurar las células de la piel, darle mayor brillo y suavidad. Puedes regenerar y humectar la piel con una crema para manos agrietadas por el frío. Con las bajas temperaturas, lo ideal es que busques una crema para piel seca o extra seca. Es vital reconocer que no es lo mismo una crema para el cuerpo, que una crema especialmente compuesta para cubrir las necesidades de las manos y su protección.

La crema reparadora de manos CeraVe trabaja directamente para aliviar la resequedad y la picazón de la piel de las manos, y es de rápida absorción, por lo que la piel no quedará grasosa y se nutrirá más rápido. A su vez, este producto contiene tres ceramidas que garantizarán la recuperación de la barrera que protege las manos del frío y agentes externos. Además de ácido hialurónico, el cual hidrata la piel de las manos y genera una capa protectora que te ayudará a suavizar la piel para que se mantenga la humedad de las manos.

Las manos agrietadas por el frío pierden la hidratación y se vuelven resecas y ásperas con facilidad; por eso debes mantenerlas siempre protegidas y aplicar cremas humectantes que cuiden y ayuden a reparar la capa protectora de la piel. De este modo podrás disfrutar de las actividades y juegos en el invierno, como tomar una taza de chocolate caliente, esquiar y hacer bolas de nieve.