Cerave Aprende sobre tu piel

Nudillos Rojos: Cómo Cuidarlos y Tratarlos

Icon > Cuestión de piel

La piel se muestra diferente en función de la zona del cuerpo. La estructura de la piel de las manos, por ejemplo, hace que no tenga tanta capacidad para retener la humedad. Esto puede dar lugar con más facilidad a la aparición de una mayor sequedad y a que surja el problema de los nudillos rojos, secos o agrietados.

Los nudillos y la zona superior son las partes de las manos más propensas a perder humedad. Se trata de una zona frágil y que, al no darle los cuidados necesarios, se vuelve mucho más seca que el resto de la mano. De ahí que aparezcan los nudillos secos y agrietados que, en muchos casos, se inflaman y adquieren un color rojizo. Por eso es importante mantener la zona hidratada con una crema reparadora de manos que alivie e hidrate.

Nudillos Rojos: Cómo Cuidarlos y Tratarlos

Principales causas de los nudillos rojos

Hay diferentes causas que pueden provocar la aparición de los nudillos rojos e inflamados. Una de las más habituales son los continuos cambios de temperatura, lo que provoca que la piel de las manos se vuelva más seca y áspera. Pero, a su vez, hay que tener en cuenta que las manos se hallan continuamente expuestas a todo tipo de elementos.

Es por eso por lo que los especialistas recomiendan utilizar productos naturales. Los ingredientes y elementos químicos de detergentes, suavizantes y otros productos de limpieza dañan la piel de las manos. De hecho, son una de las principales causas de la aparición de los nudillos secos y agrietados.

Los sabañones

Los nudillos rojos e inflamados se asocian con los sabañones. La aparición de estos puede deberse a múltiples factores. El frío es uno de ellos. Cuando la piel se vuelve a calentar, los pequeños vasos sanguíneos que se hallan bajo la dermis se expanden rápidamente. Esto es lo que da lugar al característico color rojo de los sabañones.

Pero los sabañones también pueden estar motivados por una mala circulación sanguínea. Las personas que vivan en una zona en la que la temperatura es fría y la humedad muy alta, también presentarán mayores riesgos de sufrir sabañones.

Consejos para tratar los nudillos rojos

Si sueles padecer de nudillos rojos y secos, necesitas seguir una serie de recomendaciones. Unas medidas de prevención y remedios que pueden ayudarte para que este problema no sea tan frecuente.

Usar guantes

Una de las medidas más efectivas para evitar los nudillos secos y agrietados es llevar guantes. Esta prenda no sólo protegerá tus manos del frío extremo y la humedad, sino también de los productos abrasivos y los elementos químicos. De hecho, el frío es uno de los causantes principales de las manos agrietadas.

Tanto si sales a la calle como si debes limpiar en casa, utiliza siempre guantes para proteger la piel de tus manos. Si ya tienes las manos irritadas, te vendrán muy bien los guantes con forros de algodón o menos ajustados.

Usar guantes

Limpieza e hidratación

Es muy importante que la piel de tus manos, y en especial la zona de los nudillos, esté siempre limpia e hidratada. Para ello, debes utilizar agua tibia, ya que el agua caliente o fría perjudica el pH de la piel. Si empleas jabón, hazlo solo para las palmas de las manos y no para el dorso, ya que esta zona es menos resistente.

Una vez lavadas, hay que secarlas bien con una toalla de algodón y nunca dejarlas mojadas. Usa también cremas hidratantes específicas para las manos, cremosas y ricas en lípidos, para evitar la sequedad, el enrojecimiento y las irritaciones.

A ser posible, la crema que se use para los nudillos secos y agrietados debe contener vaselina, lanolina, manteca de karité o cera de abejas. Todos estos componentes son ideales para cicatrizar y proteger la piel de tus manos.

Los productos exfoliantes naturales

Los productos exfoliantes se suelen asociar con el cuidado de la piel del rostro. Sin embargo, también son muy beneficiosos para la piel de tus manos. Lo mejor es utilizarlos justo antes de la aplicación de la crema hidratante. De esta forma, prepararás mucho mejor tu piel y se mantendrá limpia e hidratada por más tiempo.

Dieta sana

Una dieta sana y equilibrada es sinónimo de una piel más luminosa y saludable. Procura que en tu dieta haya siempre alimentos ricos en vitaminas, minerales y antioxidantes. En dicha dieta no pueden faltar, por ejemplo, las zanahorias, los tomates, las espinacas y otras verduras de hojas verdes, las frutas y verduras amarillas o anaranjadas, los guisantes y lentejas, las nueces, el salmón, la caballa y otros pescados grasos.

Los nudillos rojos e inflamados pueden ser , en definitiva, producto de diversas causas. Es muy importante proteger la piel de tus manos, especialmente la de la zona superior, ya que esta es más delicada. El uso de guantes, cremas hidratantes y llevar una dieta sana pueden ser algunas de las medidas de prevención más eficaces.